SER-VIZ

EL PERCHERO MADE IN ITALY

Ser-Viz nace como una sociedad productora de percheros y accesorios en 1972 como resultado de una idea de su fundador Tiziano Vizzardi. Se trata de un negocio familiar, que ya en su primera sede histórica de Grumello del Monte, destaca muy pronto por la elegancia y calidad del producto – características claves del éxito del Made in Italy en el mundo.

La pasión y la innovación constante llevan al crecimiento de la empresa y al traslado de la sede a una nueva estructura expresamente estudiada para las exigencias productivas y de almacenamiento.

Al mismo tiempo la dirección pasa a manos de los hijos de Tiziano, que continúan el camino de internacionalización y desarrollo que ya había previsto el fundador. En el año dos mil, abren sedes propias en España, Rumanía, Marruecos y Túnez, debido a la gran demanda de percheros de calidad que es la característica que distingue a esta marca.

EXCELENCIA

EL VALOR DE LA QUALIDAD

La presencia internacional de Ser-Viz viene respaldada por la calidad, la alta especialización, la variedad y la elegancia de los percheros producidos, solicitados por algunos de los más famosos y prestigiosos nombres del sector de la moda en Italia y en el mundo.

Las fábricas de Ser-Viz disponen de almacenes propios que quedan a disposición de los clientes para depositar el producto, que se suministra según sus exigencias. Esto permite a Ser-Viz servir a sus clientes con rapidez, incluso en el caso de pedidos extraordinarios, distribuidos con un sistema logístico interno de la empresa.

La sensibilidad ecológica ha empujado a la sociedad a experimentar con la producción de percheros realizados con materiales ecosostenibles o con bajo impacto ambiental: un producto innovador, único en su género y apreciado por muchos.

Incluso los acabados clásicos – flocado y pintura del perchero – que se realizan en nuestra empresa – son procesos en los que Ser-Viz ha decidido utilizar el grado más alto de sostenibilidad eligiendo materiales no tóxicos y con bajo impacto ambiental.